El cierre de algunos puertos a nivel mundial ha generado que la recuperación en las importaciones sea mucho más lenta. Debido la crisis logística mundial, varios productos que se importan desde Estados Unidos, China y Europa, presentan retrasos de hasta 75 días, ya que por lo regular su operación es de 40 días, por lo que sus precios aumentarían durante la temporada navideña.

  1. Lo principal, es el cierre en diferentes puertos, provocado que exista la congestión en otros.
  2. Las maniobras de carga y descarga son más lentas, ya que no se cuenta con la mano de obra suficiente.
  3. Los altos precios en los contenedores.
  4. Aumento de la demanda en los productos.
  5. La gran alza en los precios de diferentes productos.

¿Qué productos y empresas se verán afectados durante navidad?

Los alimentos, chips para consolas de videojuego, electrónicos, juguetes, regalos en general, licores, e incluso vehículos y autopartes traídos desde Asia, los cuales también presentan retrasos en su envío; por lo que ahora un contenedor de China a Colombia por el que se pagaban 2.500 dólares ahora cuesta más de 20 mil dólares.

Compañías como LEGO, Funko y Mattel están buscando nuevas formas de llevar sus productos a las tiendas este diciembre, para lidiar así con los problemas de logística. En Estados Unidos, tiendas como Walmart y Target también están teniendo que ser creativos para asegurarse de que sus estantes estén abastecidos.

¿Qué sucedería si no se llega a abastecer la demanda requerida?

  1. Si llegara a existir una escasez en los juguetes de manera extrema, podría ser un drama… o una gran oportunidad de replantear la manera en que celebramos las fiestas.
  2. Se perdería una de las mayores tradiciones.
  3. Provocaría una caída en la economía a niveles internacionales.
  4. Peleas de último momento entre los consumidores por adquirir algún producto.
  5. Diferentes productos quedarían mermados en las tiendas, ya que llegarían demasiado tarde.

¿Cuál podría ser una solución?

Por lo señalado anteriormente se afirma que una solución podría ser que algunos artículos tendrían que llegar a producirse en el país local ante la escasez y el aumento de los precios en los mismos. Los fabricantes están optando por vuelos que cuestan entre 1.2 y 1.5 millones de dólares, lo que supone un aumento de casi 3 veces el coste tradicional. Sin embargo, desde compañías como LEGO tranquilizan el panorama señalando que no están experimentando: “ninguna interrupción significativa en el suministro general de nuestros productos o materias primas” y que pueden “satisfacer la demanda”. Queda ver cómo se resuelve la situación para garantizar que los estantes estén llenos de juguetes estas Navidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *