A lo largo de la historia de la humanidad, el progreso tecnológico ha promovido varios cambios fundamentales en las condiciones materiales y sociales de producción. En la actualidad, estamos asistiendo a una nueva etapa de transformación económica global: la cuarta revolución industrial, que se caracteriza por la digitalización de la fabricación y está impulsada por el asombroso crecimiento del volumen de datos, los sistemas informáticos y las capacidades de conectividad; los cambios tecnológicos provocados por la digitalización, la robótica y la inteligencia artificial.

Al observar los cambios de un país a otro, la Industria 4.0 establece dos supuestos sobre el crecimiento de la productividad y el aumento en la participación de los ingresos del capital debido a la robótica, la digitalización, la inteligencia artificial y la fabricación.

El impacto en el comercio transfronterizo.

Se puede esperar que debido a la Industria 4.0, el gran progreso en los negocios se deba a las nuevas tecnologías que reducen los costos comerciales en muchas áreas: primero, la digitalización mejorará la forma en que se implementan los procedimientos aduaneros; en segundo lugar, se espera que mejore la eficiencia logística; en tercer lugar, con el desarrollo de nuevas tecnologías, los efectos adversos de las diferencias lingüísticas pueden ser menores; en cuarto lugar, la aparición de blockchain y otros modelos de financiación digital puede reducir el impacto de los contratos y entornos crediticios desfavorables.

A continuación, se mencionan las 5 tendencias de la industria 4.0 las cuales son:

  1. Crecimiento anual del comercio.
  2. Participación de los países en desarrollo en las exportaciones mundiales.
  3. Cambios en la distribución sectorial y geográfica de la producción.
  4. Cambios en las cadenas de valor mundiales medidos en función de la participación de los insumos intermedios importados y el valor añadido extranjero en la producción bruta.
  5. Participación de los servicios importados en la producción manufacturera.

 

El impacto de las cinco tendencias anteriores sobre los supuestos básicos y los escenarios de integración y la tecnología se traducirán en un mayor crecimiento del comercio transfronterizo debido a los menores costos comerciales y el uso más intensivo de los servicios de TIC.

En esta transformación, la reinvención de la geografía productiva global tiene efectos aún inciertos sobre el comercio transfronterizo. Las tecnologías pueden impulsar a las empresas globales hacia la relocalización (reshoring) de la producción en su país o región de origen y/o a la descentralización de la producción (manufactura distribuida), acercando la fabricación a los centros de consumo.

México lidera la cuarta revolución industrial en América Latina.

México se convertirá en el líder de la Industria 4.0 en América Latina por sus enormes ventajas como: el capital demográfico de la población joven, las capacidades de exportación y los procesos avanzados de transformación digital en la industria manufacturera.

La transformación digital es esencial para que la fabricación aumente la productividad, la flexibilidad y acelere la innovación. Por lo tanto, las empresas deben buscar nuevas formas de colaboración para unificar el negocio y la gestión del ciclo de vida de los productos y activos mediante la creación de hilos digitales verdaderamente integrados, promoviendo así el desarrollo de las empresas digitales. Esto permitirá a los clientes optimizar la producción de sus productos.

Nuestro país sabe que para impulsar la llamada cuarta revolución industrial, la economía del conocimiento y la economía de valor agregado, debemos trabajar arduamente en cuatro pilares básicos:

  • Desarrollo de capital humano: México debe desarrollar capital humano de primera generación, con las habilidades más recientes que esta cuarta revolución exige. Estas incluyen, habilidades en información de datos, minería de datos, y ciberseguridad, entre otras.
  • Innovación: hacer que las empresas innoven a través del uso de herramientas específicas.
  • Clúster: generar sinergias positivas entre los clústers para detonar acciones coordinadas.
  • Adopción de tecnología: para que las pequeñas y medianas empresas la adopten, la obtengan de inmediato y generen procesos productivos más competitivos.

Mediante el desarrollo de esta industria, México genera una mayor productividad y competitividad en el ámbito de la innovación y la tecnología.

Fuentes:

Secretaría de Economía. (s. f.). El desarrollo de la industria 4.0 en México. /www.gob.mx. Recuperado 26 de agosto de 2021.

Organización Mundial de Comercio. (s. f.). Las tecnologías digitales y sus efectos económicos en el comercio. www.wto.org. Recuperado 26 de agosto de 2021.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *