El mercado de pagos internacionales sigue en pleno crecimiento y no está totalmente automatizado. Típicamente, uno de los flancos que no suele ser revisado o analizado es desde la perspectiva del vendedor internacional o exportador.

En un proceso de compra-venta internacional, el exportador requiere negociar un precio y cantidad por los bienes o servicios que proveerá. Posteriormente, tendrá que producirlos y entregarlos al cliente final, mientras en paralelo se realiza un proceso de facturación y cobranza.

Este último paso puede generar incertidumbre desde la perspectiva del exportador dado que ha puesto su capital en riesgo y queda a expensas que su cliente realice el pago pactado. Dicha incertidumbre se acentúa si pensamos que el cliente final está en un país que no conoce bien, en un uso horario diferente y/o con reglas de operación que quizás no sean las mismas a las que está acostumbrado a tratar en su país de origen.

Los principales puntos de dolor que experimentan los pequeños y medianos exportadores, así como las áreas de tesorería y finanzas de empresas de mayor tamaño están claramente identificados. Los problemas que enfrenta la cobranza internacional incluyen:

  1. Flujo de efectivo negativo: Cuando la cobranza no es efectiva se genera un faltante en la caja de los negocios. Es decir, se cuenta con menos dinero disponible para hacer frente a sus compromisos financieros. Esta situación se encarece cuando se exporta pues se genera una mayor incertidumbre y un miedo mayor al riesgo de no poder recuperar ni lo invertido y mucho menos la utilidad correspondiente.
  2. Cargos bancarios no presupuestados: Es muy frecuente que cuando un exportador recibe un cobro internacional, su banco realice el cargo de algunas comisiones adicionales. Esto se debe a que los bancos se interconectan a nivel mundial a través de bancos corresponsales (CBN), que a su vez cobran por mover los recursos de un lugar a otro hasta llegar a la cuenta de banco local del exportador. Estos cargos o comisiones suelen ser simplemente aplicados disminuyendo el monto total recibido.
  3. Alta inversión en tiempo para lograr la conciliación de la cobranza: Durante el proceso de cobranza internacional, el exportador tiene que invertir una gran cantidad de tiempo en localizar e identificar los pagos. Esta inversión de tiempo inicia desde hablar con su banco para investigar si el pago o pagos ya llegaron o están por llegar, realizar un análisis de los montos netos recuperados que no coinciden con el valor de las facturas por las comisiones cobradas, así como usar los números de referencia (si es que existen) para soportar el proceso de conciliación.

Las empresas de tecnología y las FinTechs están continuamente buscando crear nuevos modelos de operación que puedan simplificar y resolver las áreas de oportunidad en los temas de cobranza y cobranza internacional que afecta a los exportadores.

TransferMate, empresa de tecnología B2B, es uno de estos jugadores que han desarrollado una solución que permite a exportadores integrar la información de su facturación internacional a su plataforma y ayudarlos a facilitar el cobro internacional.

La plataforma de TransferMate ayuda a integrar información relevante, como los datos de facturas, fechas de vencimiento y datos de los clientes, a través de un portal de pago customizado para facilitar el cobro a su cliente en su respectivo país de origen. Estas capacidades ayudan tanto a exportadores como clientes a conocer de primera mano la lista de facturas pendientes, fechas de vencimiento y los montos por pagar. Esto reduce sustancialmente la incertidumbre durante el proceso de exportación.

Otra ventaja que ofrece TransferMate es el uso de su red global de cuentas locales en múltiples países (EUA, Canadá, Europa, Australia, EAU, entre otros) lo que facilita los pagos dentro del mismo país del cliente, y liberando los fondos recibidos en un plazo no mayor a 24 horas.

Este solo es el inicio de una serie de olas de innovación que múltiples jugadores tecnológicos, FinTechs y entes financieros estarán realizando para hacer más fácil el procesamiento de los cobros internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *