Comprendamos ¿qué es un régimen aduanero?
Un régimen aduanero puede definirse como el tratamiento aplicado por la aduana a las mercancías que están sujetas a control aduanero, el anterior concepto o definición es acorde a la Organización Mundial de Aduanas.

Todas las mercancías que ingresen o que salen de México deben destinarse a un régimen aduanero establecido por el contribuyente, de acuerdo con la función que se le va a dar en territorio nacional o en el extranjero.

Cuando una mercancía es presentada en la aduana para su ingreso o salida del país, se debe informar en un documento oficial (pedimento) el destino que se pretende dar a dicha mercancía.

La legislación aduanera en México regula la aplicación de los regímenes aduaneros en las operaciones de comercio exterior. Como se señala en el artículo 91 de la Ley Aduanera:

“Quienes introduzcan o extraigan mercancías del territorio nacional deberán señalar en el pedimento el régimen aduanero que solicitan para las mercancías y manifestar bajo protesta de decir verdad el cumplimiento de las obligaciones y formalidades inherentes al mismo, incluyendo el pago de las cuotas compensatorias”. En este texto de la Ley Aduanera se ejemplifica qué son y la importancia de los regímenes aduaneros. Si no determinas bien qué régimen necesitas no podrás ser parte de la práctica del comercio exterior.

En México, acorde al artículo 90 de la Ley Aduanera, existen 6 diferentes tipos de regímenes aduaneros.

Nuestra legislación contempla seis regímenes con sus respectivas variantes:

RÉGIMEN ADUANERO DEFINITIVOS

De importación

Se considera régimen de importación definitiva la entrada de mercancías de procedencia extranjera con la finalidad de permanecer en el territorio nacional por tiempo ilimitado.

Los interesados en importar mercancías estarán obligados certificar:

  • Inscripción en el padrón de importadores a cargo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
  • Cumplimiento de sus obligaciones fiscales.
  • Inscripción en el Registro Federal de Contribuyentes.
  • Cumplimiento de las disposiciones legales que regulan el ingreso y salida de las mercancías.
  • Control de inventarios que permita distinguir las mercancías nacionales de las extranjeras.
  • El país de origen y la procedencia de las mercancías.
  • El encargo conferido para realizar sus operaciones.
  • Pago de los impuestos al comercio exterior.
  • Pago, si así se requiere, de las cuotas compensatorias o medidas de transición.

En el régimen aduanero definitivo de exportación, los interesados en exportar mercancías estarán obligados a certificar:

  • Alta en el registro federal de contribuyentes.
  • Alta en el padrón de exportadores sectorial, en caso de que las mercancías a exportar sean bebidas con contenido alcohólico, cerveza, bebida energizante o tabaco labrado.
  • Contrato de los servicios de un agente aduanal para presentar un pedimento de exportación ante la aduana.
  • Pago del derecho de trámite aduanero (DTA).
  • Cobertura de los requisitos que el país destino establezca para la mercancía exportada.

RÉGIMEN ADUANERO TEMPORAL
El Régimen aduanero temporal de importación es el ingreso de mercancías provenientes del extranjero para permanecer en territorio nacional por tiempo limitado y con una finalidad específica.
En la importación temporal de mercancías existen dos modalidades:

  1. Importación temporal de mercancías para regresar al extranjero en el mismo estado en el que fueron importadas, es decir, sin sufrir alguna alteración.
  2. Importación temporal de mercancías para ser sometidas a procesos de producción, transformación o reparación.

Ambas opciones están exentas del pago de impuestos al Comercio Exterior y cuotas compensatorias, excepto en los casos previstos en los artículos 63-A, 105, 108, fracción III, 110 y 112 de la Ley Aduanera.

El Régimen aduanero temporal de exportación es la salida de mercancías del país por un tiempo limitado y con una finalidad en específica. Bajo este régimen, se está exento del pago de impuestos al Comercio Exterior, sin embargo, deben cumplirse las obligaciones en materia de regulaciones y restricciones no arancelarias, así como las formalidades para el despacho de las mercancías destinadas a este régimen.

Existen también dos modalidades:

  • Para regresar al país en el mismo estado, es decir, que regresen sin modificación alguna.
  • Para someterse a algún proceso de transformación, reparación o producción.

RÉGIMEN DE DEPÓSITO FISCAL

Este régimen admite posponer la elección del régimen de importación específico y permite a los particulares mantener almacenadas sus mercancías hasta por un plazo de 24 meses. Las mercancías se pueden extraer total o parcialmente para su importación pagando previamente los impuestos, contribuciones y cuotas compensatorias, actualizados al periodo que va desde su entrada al país hasta su retiro del almacén. Incluso se puede optar por retornarlas al extranjero mediante tránsito interno.
“Es el almacenamiento de mercancías extranjeras o nacionales en almacenes generales de depósito, los cuales deben estar acreditados por las autoridades aduaneras.”

Las mercancías depositadas en estos almacenes pueden ser retiradas para:

  • Importarse definitivamente, si estas son de procedencia extranjera.
  • Exportarse definitivamente, si son de procedencia nacional.
  • Regresar al extranjero o reincorporarse al mercado de origen nacional.

El depósito fiscal permite que los particulares puedan mantener almacenadas sus mercancías todo el tiempo que sea necesario, en tanto subsista el contrato de almacenaje y se pague por el servicio.

RÉGIMEN DE TRÁNSITO DE MERCANCÍAS

El régimen de tránsito consiste en el traslado de mercancías, bajo control fiscal, de una aduana nacional a otra. Se considera que el tránsito de mercancías es interno cuando se realice conforme a alguno de los siguientes supuestos:

La aduana de entrada envía las mercancías de procedencia extranjera a la aduana que se encargará del despacho para su importación.

La aduana de despacho envía las mercancías nacionales o nacionalizadas a la aduana de salida, para su exportación.

La aduana de despacho envía las mercancías importadas temporalmente en programas de maquila o de exportación a la aduana de salida, para su retorno al extranjero.
El tránsito de las mercancías puede ser:

Interno: es el traslado de mercancías bajo control fiscal de una aduana nacional a otra.
Internacional: es el traslado de mercancías bajo control fiscal de una aduana internacional a otra, pero cruzando por nuestro país.

RÉGIMEN DE ELABORACIÓN, TRANSFORMACIÓN O REPARACIÓN EN RECINTO FISCALIZADO
Es el ingreso de mercancías extranjeras o nacionales a dicho recinto para su transformación, elaboración o reparación, ya sea para ser retornadas al extranjero o para ser exportadas definitivamente.

Bajo este régimen, el ingreso de las mercancías extranjeras está sujeto al pago del impuesto general de importación en los casos previstos en el artículo 63-A y de las cuotas compensatorias aplicables a este régimen. El impuesto general de importación deberá ser determinado al destinar las mercancías bajo este régimen.

En ningún caso podrán retirarse del recinto fiscalizado aquellas mercancías destinadas a este régimen, si no es para su regreso al extranjero o para su exportación.

Las mercancías que se encuentren almacenadas en estos recintos pueden ser transformadas o reparadas, si la autoridad lo autoriza. El retorno de los productos que resulten de los procesos de transformación o reparación, deberán pagar el impuesto general de importación cuando se encuentren bajo un programa de devolución de aranceles.

RÉGIMEN DE RECINTO FISCALIZADO ESTRATÉGICO

Es el ingreso de mercancías extranjeras, nacionales o nacionalizadas a recintos fiscalizados estratégicos por tiempo limitado, para que puedan ser manejadas, almacenadas, custodiadas, exhibidas, vendidas, distribuidas, transformadas o reparadas.

  • Está exento del pago de impuestos al Comercio Exterior y de cuotas compensatorias.
  • No estarán sujetas al cumplimiento de regulaciones y restricciones no arancelarias o NOM.
  • Los desperdicios no retornados no causarán contribuciones, siempre que se demuestre que han sido destruidos, cumpliendo con las disposiciones de control establecidas por el SAT.

Fuentes:

Portal de Servicios de Aduanas

Regímenes Aduaneros

Ley Aduanera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *